lunes, 26 de diciembre de 2016

      Me pregunto si ahora escribiríamos tanto como escribimos de no disponer de los fenomenales medios de que disponemos; es seguro que no. Los antiguos sí que se lo curraban, a base de cálamo y pliego. En fin, está claro que hay que aprovecharse de lo que nos proporcionan los avances tecnológicos.