domingo, 11 de diciembre de 2016


En mi afán por escribir una historia
a un mundo fantástico viajé
y deseoso de transmitir lo que hallé
lo volqué a un archivo digital de mi memoria
decidido a divulgarlo por doquier.
Y a las “Redes” me lancé entusiasmado
para percibir de mi escrito los rumores
mas de forma inesperada quedé abrumado;
¡cuán enormidad de tuiteros, blogueros y escritores!
Y me dije: si yo también… ¿dónde están nuestros lectores?